Este 2019 me dejó varias lecciones

Como todo buen blog aquí estoy haciendo los balances del 2019 que era justo y necesario para poder comenzar otro año porque… ¡QUÉ AÑO FUE EL 2019!

Vivir MangelitaNo fui la única porque hablando con varias personas me contaron que el 2019 fue super fuerte, con muchos altos, pero también con caídas estrepitosas de las cosas que ellas creían ciertas y rígidas.

Un inicio de año duro

El comienzo de año fue duro, y básicamente me preparó para la tormenta que se me vino después. Darme cuenta realmente de cómo eran las cosas, como la gente realmente operaba y que no era la forma en que a mí me gustaba. Si, porque en el fondo uno es libre de aceptar o no cómo la gente te trata, decirle: hasta aquí llego.

No puedo decirlo de otra manera, de verdad que a comienzos de año lo pasé pésimo. Sentí que todo lo que pude construir en un corto espacio de tiempo se fue a pique y yo intentaba agarrarlo y agarrarlo y se me iba como agua en las manos. Cero posibilidad de armar algo si estaba en un terreno mal hecho, con cero bases.

Me agarró mal la maternidad, me la removió completa. Tuve que cuestionarme cosas que no quería hacer, pensar en cómo lo estaba haciendo para intentar hacerlo mejor, si… intentar, porque con suerte tenía el cuero para levantarme todos los días.

Fueron momentos duros, la verdad es que la vi fea. Más cuando después de me dicen que tengo casi depresión –si, porque si bien es depresión… fue un casi, porque alcancé a agarrarla antes que llegara a algo más grave-. Tener que pedir ayuda, literalmente entre llantos y gritos, porque sentía que ni yo misma me escuchaba, para luego tomar un camino duro, pero valiente. Porque nadie te dice que ese camino es el más fácil.

Recuerdo los primeros días, en que tuve que pedirle a mi mamá que se quedara con las niñas porque yo valía con suerte un peso, miraba el techo y lloraba, caminaba en el parque para poder distraerme y ahí estaba ahogada, pensando como se me derrumbaba la vida, y como, a pesar de toda mi fortaleza no lograba ni siquiera estar en pie. Caí y caí feo.

Tomar terapia

Puede ser algo de perogrullo, pero cuando uno vive un duelo tan grande por la vida, cuando acumulas años y años de malos ratos, de malas experiencias, de represión, lo único que haces es pensar que no vas a dar más. Que por favor que todo pare pronto porque no das más. La vida en el fondo no tienen sentido –y aunque te digan ese “cliché” de “lucha por tus hijas” tu sabes que que aunque te digan que te darán todo el dinero del mundo, salir del hoyo por ese motivo no es suficiente”-.

Así es como grité, literalmente, por ayuda profesional. Ya no daba más, ya no podía más. Era imposible hacerlo por mi sola. Si, hay gente que puede, pero yo no podía más. Creo que lo puse en un post, no me daba más el cuero para todo lo que estaba viviendo.

Al fin y al cabo, la terapia era lo único que me podía ayudar a sobrellevar la vida en ese punto.

Llegué a excelentes profesionales que me ayudaron a poder tomar mejores decisiones, a mirar la vida desde otro punto de vista, a encausar todo eso que ya pensaba, que ya sentía pero que no podía ordenar por mi misma.

Tirar para adelante porque para atrás sale solo

Después de simplemente remar hacia adelante dentro de la tormenta, logré ver el claro. Logré ver que todo lo que había avanzado y que en realidad era el camino que tenía que tomar para poder crecer. Porque crecer duele, lo escribí hace un tiempo. Y nadie, pero nadie, deja de crecer, es parte de la vida misma. Uno deja de crecer en tamaño, pero tenemos la responsabilidad de crecer emocionalmente, dejar de sentir frustración por miles de cosas que nos pasan a diario, dejar de sentir que la vida te debe algo y darte cuenta que estas para aprender y crecer.

Nadie te debe nada, tu no le debes nada a nadie. Al final, es deber de cada uno vivir la vida, porque la vida es una sola, no te queda de otra. Una puede pasar la vida entera intentando intentar -así como lo lees- ser feliz, tener tranquilidad y vivir bien, pero el truco no está en intentarlo está en simplemente hacerlo, dejar de buscar la felicidad fuera tuyo, sino que dentro tuyo.

Suena a frase de psicólogo barato o de libro de autoayuda, pero la verdad es que, la felicidad, el bienestar y la tranquilidad están dentro tuyo, no en cosas, no en personas. Está en realizarse todos los días, con metas pequeñas, mirarte y decir: hoy es un buen día, porque estoy viva. Hoy logré salir de la casa, si, así como lo lees, salir de la casa es una meta cuando tienes síndrome ansioso. Incluso, poder subirme a un auto.

Porque ya había estado en el hoyo y simplemente no me quedaba de otra que subir.

De todas maneras, fue fuerte… tuve que enfrentar otros desafíos, y dentro de todo no fue tan terrible como me lo esperaba, porque ya había dado el primer paso que era sanarme yo misma.

Y el resto llegó solo

No tuve que rogar, ni pedir, las cosas poco a poco se fueron dando en el camino que necesitaba, me costó y me sigue costando dejar algunos fantasmas del pasado atrás, pero por lo menos tengo la consciencia de que hay algo que me molesta y debo trabajarlo, debo darle el tiempo para procesar y después reaccionar. Algo que aún me cuesta, pero que está permanentemente en consciencia.

Cuando las cosas fluyen… simplemente se dan y no hay que estar obligándolas.

Y si, también me di cuenta que obligaba mucho, que generaba anticuerpos por andar diciendo y mandando a todo el mundo alrededor mío. Además era un tremendo desgaste y así no se puede. Simplemente no se puede.

La familia, el trabajo, la vida, las amigas, todo se ordenó cuando comencé a soltar todo lo que viví para comenzar de nuevo.

Costó… pero acá estoy entera y dándole para adelante. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s