Panoramas

Guía práctica para ir al #MIM y no morir en el intento

Acompáñenme y lean esta triste -pero graciosa- historia. 

Visita MIM
Al entrar

Había una vez una mamá -yo- que llevó a sus hijas al evento de lanzamiento del Canal NatGeo Kids en el MIM, todo iba muy bien porque iba a ser una mañana disfrutando a las niñas mientras corrían por todo el lugar y una conversaba con sus amigas de Soy Mamá Moderna y Mamidatos, pero algo muy distinto me esperaba ese día.

Fui sola, sin el apoyo de Feña porque tenía que ir al Restaurant, y habían muuuchos niños y muuuchas actividades. Les voy a pegar un adelanto: ME FUI A LAS 18:00 HRS. 

Durante el evento estuvo todo controlable -hasta que se me peVisita MIMrdió la Sofía dentro de la carpa, pero me enorgullecí que supo busca ayuda, a mi también me pasa, tranquilas, no soy una “super mamá”- y luego nos fuimos al Museo… y se descontroló porque créanme que hay muchísimas actividades e ir con dos niñas de distintas edades, gustos y todo es peludo.

Pero lo bueno de todo eso es que ahora puedes ir al MIM y sabiendo todo lo necesario para ir:

  1. Valor de las entradas: algo que SI O SI me gusta del MIM es que las entradas no son restrictivas (Adulto $3.900.- niños $2.700.-) y puedes estar absolutamente todo el día. Incluso almorzar en él.  El horario del MIM es de 9:30 a 18:30, por ende, se aprovecha muy bien el valor de la entrada durante todo el día.
  2. Visita MIMHay estacionamiento y locomoción colectiva cercana: parece más difícil llegar, pero entre google Maps y Transantiago llegué desde Ñuñoa a La Florida (en el sector donde está el MIM) en Micro y por intuición, me di cuenta que a unas pocas cuadras se encontraba el paradero donde pasa el bus que me dejaba a las afueras de mi hogar (literalmente). Acabo de leer en la misma página del MIM que el estacionamiento ES GRATIS.
  3. Si vas con dos niños de distintas edades (muy notorio como aquí 2 y 7 años) procura ir con otro adulto “responsable”: la verdad es que el museo tiene muchísimas actividades y cuando vas con dos niños terriblemente distintos uno quiere A y el otro Z, entonces es difícil dividirse en dos, se puede, pero es difícil, yo la sufrí en serio de veritas de verdad.
  4. Visita MIMArriendan coches ¡YEI!: Si, pasando tu carnet de identidad en el módulo de informaciones te prestan un cochecito bien práctico cuando en serio ya no te puedes más los brazos de tanto tener encima a tu hija menor e intentar perseguir a tu hija mayor.
  5. Si vas con un sub-4 hay una sección especial para ellos y ¡es la raja!: Si, hay un área “bebés” y es genial, pero tienes que entrar acompañando a tu hijo y eso si que es peludo, porque la mayor no podía entrar y estaba afuera aburriéndose como una ostra porque obviamente no podía irse a otro lugar. Y yo ahí, intentando sacar a Bebetzilla del lugar más entretenido del planeta tierra para un toodler. La sección está al lado de la imprenta.
  6. Visita MIMPaciencia con algunas actividades: como la imprenta o el área de construcción, porque tienen turnos y las actividades tienen tiempos de espera, pero nada tan terrible -sobreviví a Kidzania, también el área de las burbujas es algo saturado porque ¡es un clásico! así también la parte de los goles y la bicicleta. Si eres adulto, no te subas, te queda doliendo porque está terriblemente desajustada. La cama de clavos es la raja, también paciencia porque la debe operar un funcionario. La imprenta es genial y te dan todo para limpiarte después, lleva una crema de manos porque quedan seeeecas como pasa.
  7. Hay luz natural, si y se agradece: Algo que me volvió loca de Kidzania es que salí con dolor de cabeza por la música y porque no había luz natural, acá si, tiene grandes espacios en el techo donde entra luz y no debes forzar la vista y comienzas a darte cuenta que se te está pasando el día.
  8. Hay casino tanto exterior -creo que se puede calentar la comida- y también hay una cafetería en el segundo piso del Museo: no es caro, yo pensé que iba a ser más terrible, de hecho gasté algo así de $4.000.- en total entre un yogurt, bebida, un sandwich y un galletón. ¡VAMOS! Yo iba al desayuno de NatGeo Kids, no ha quedarme todo el día jajaja, iba preparada con dos jugos y un pan todo piñufla.
  9. Visita MIM
    Receta Slime

    Anda con zapatos cómodos ¡EN SERIO!: esto no es como para sentarte a mirar el celular y ver como tu hijo se divierte mientras tu cuentas cuántas vigas tiene el techo, para nada, eres partícipe de como vive el experimento al que te enfrentas, entonces, ir con tacos o plataformas se vuelve TU PEOR ENEMIGO. En especial cuando después debes caminar con tus dos hijas, cansadas hacia el bus que te lleva a casa y le ruegas a Dios Todopoderoso que te brinde de poderes supernaturales para poder teletransportarte porque en cualquier momento tus pies se desprenden de tu cuerpo.

  10. Paciencia, paciencia y mucha paciencia: si eres de esa clase de papá que no puede tolerar un experimento, toma aire, respiración consciente y disfruta, porque estos lugares son para eso, para divertirse y muchas veces los niños quieren saber cosas que no sabemos o quieren mirar el museo de una forma distinta a la que nosotros nos gustaría. Aprovecha de leer las instrucciones, brindarle información, Googlear cuando lo necesites, sé partícipe de esta forma entretenida de educar.
  11. En general, los asistentes son muy simpáticos: y van rotando de juegos donde apoyan. Hay que decirlo, a esa señora pelirroja con acento extranjero le debo la vida, fue ella quién me dio el dato del arriendo de coches en informaciones antes de la hora de almuerzo y que me salvó el resto de la tarde. Olivia se dividió entre el coche y caminar o bajarse a ciertas actividades.
  12. Hay enchufes y wifi libre (por 30 minutos): si, a todos se nos descarga el celular y si te la pasaste sacando fotos, bueno, en la entrada hacia mano derecha hay un pasillo donde está lleno de enchufes y hacia el sector de construcción también. No desesperes, aprovecha de meter a tu hijo a alguna actividad y pones tu cel en modo avión. Además tienen wifi libre y te conectas super simple, o sea… no hay excusas para subir un post en tu blog de este lugar.

Si quieren más información para ir mentalmente preparado en tu visita… definitivamente debes revisar AQUÍ ESTE LINK PORQUE SALE TODO LO QUE YO NO LEÍ ANTES DE IR.

Y así es como salí a las 18 hrs. de este lugar, tomando a las niñas y ponerles voz firme de: ¡VAAAAAMOS A CASAAAAA POR FAAAAVOOOOOOOOR!

Yo dormí plácidamente y mis hijas se divirtieron como nunca.

2 comentarios en “Guía práctica para ir al #MIM y no morir en el intento”

  1. Me encantó! La guía….. lastimosamente fui sin leerla antes, pero es uno de los museos más entretenidos y con un contenido altísimo de aprendizaje super recomendable al interior y también se disfruta los exteriores del museo.

    1. Jajaja pucha a muchos les pasa que leen mis cosas después de ir.
      Si, eso es lo bacán de este museo que se aprovecha dentro y fuera, pero si hay que tener en consideración ciertas cosas, como por ejemplo cuando se van con niños más pequeños y otro más grande.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s