Bebés, Los míos, Maternidad

¿Por qué no van ustedes a ver al recién nacido?

Estoy indignada. Si, indignada de algo que acabo de ver en redes sociales y que más encima, atañe a una amiga.

Dando Pecho a Olivia recién nacidaTengo una gran amiga que acaba de tener a su guagua hace un tiempo. Reconozco que no hemos ido a verla porque nos tocó invierno el invierno y las enfermedades corrieron a perseguirnos, ¡vamos! Ninguna mamá en “su mediano sano juicio” iría a ver a un recién nacido con todas sus crías enfermas. Es dedo y medio de frente.

Entonces una lo que hace es llamar, escribir por Facebook, ponerle me gusta a todas sus fotos, tener mil quinientas excusas para decir que de verdad es por su seguridad. Yo ya he aprendido que termino conociendo a los bebés de “las amigas” pasado los 6 meses, incluso hasta el año. Soy vector de enfermedades y por respeto a sus bebés no voy.

Ahora bien, en las fotos siempre una dice: “pronto te iré a ver” “pronto te llevo el regalo” “cuida a tu bebé” y todas esas cosas, que en serio se dicen porque sabes que no puedes ir, pero nunca vas de rompe y raja a decirle “debes traerme a ese bebé a mi casa para conocerlo”.

¡NO, NO Y NO!

A menos que tengas una enfermedad invalidante, estés en silla de rueda, seas una persona postrada, tercera edad, etc… pero no le dices a tu amiga recién parida que debe ir mostrarte a su hijo: ¡ES TU RESPONSABILIDAD QUERER VERLO!

El puerperio es un momento muy fuerte en las mujeres, ya que estamos en pleno cambio hormonal, físico, emocional, estás comenzando una nueva etapa en tu vida que requiere que una tribu te apoye en este momento, que esté pendiente de hablarte banalidades cuando lo necesites o también ayudarte con ideas para que te sientas mejor después del parto o cesárea.

Una tribu que te lleve chocolate, un té rico, comida que puedas no cocinar en un día, ir a ayudarte a doblar ropa, lavar ropa si lo necesitas, acompañarte a ver una película, tomar a tu hijo mientras te vas a bañar o mudarlo, no sé… un montón de cosas que las mamás necesitamos EN SERIO. 

Pero no vas de rompe y raja a pedir que te muestren a un bebé que no es tuyo, pedirle a una mamá que ha tenido un parto hace poco, que está intentando aprender a dar pecho, que está aprendiendo a conocer a su hijo que salga de su hogar para que le vayan a mimar al crío.

¡NO, NO Y NO!

Si estás viviendo eso, amiga, dilo, di que no, que puedes abrir las puertas de tu casa si alguien quiere conocer a tu hijo o hija tiene que mover su trasero de su casa e ir, llevarte un regalo y regalonearte como lo mereces.

Y si eres ese alguien recuerda que no solo debes llevar un regalo al bebé recién -no tan- recién nacido, sino también a la mamá y algo para comer y tomar, porque pucha que hace falta cuando una está en ese período de la vida materna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s