Con tus propias manos, DIY, Los míos

Los justos y necesarios cambios en el hogar

El hogar yo diría que es como nuestro primer hijo. Me reconozco maniática del orden, pero con niños en casa mantener el orden es algo que definitivamente no existe, pero si se puede tener 5 minutos la casa limpia.

Me digo maniática del orden porque me gusta que cada cosa esté en su lugar, esté funcionando, este limpia, pero también reconozco que no me gusta ordenar, una de las tantas dicotomías de mi vida, ya que preferiría estar siempre sentada y tranquila viendo series y que nada se mueva y nadie se mueva. Pero como les escribí más arriba en una casa con niños es imposible.

Hace un tiempo estoy en la campaña de ordenar la casa en todo el sentido de la palabra: devolver las cosas prestadas, botar las cosas malas, disponer cada cosa en un lugar, arreglar aquellas cosas que tienen arreglo.

Y no tiene tanto que ver con una volada de maniática, sino que me di cuenta que los hogares también tienen mal karma, dejan de ser funcionales, una las deja de disfrutar, tampoco los niños son felices en el caos constante de la casa.

Así que así es como comencé con mi plan:

  1. Devolver las cosas prestadas: obvio, no son mías. Así que si te debo algo, por favor avísame y te lo devuelvo.
  2. Botar las cosas que se encuentran en mal estado: así de simple, hay cosas que por más que le busquemos un arreglo no tienen y lo mejor es botarlos. Así es como el sillón blanco que nos sirvió en un momento terminó este fin de semana en la basura. No estaba ni siquiera para regalarlo.
  3. Disponer cada cosa en su lugar: este ha sido el punto que más me ha costado, porque yo sigo que se pone en un lugar, Feña en otro y las niñas en otro. Entonces si bien cuesta organizarnos lo estamos logrando de a poco. Dejar las cosas en el lugar que corresponde nos ayuda a que el orden sea rápido y cómodo. No soy amante del aseo, pero me gusta que esté limpio, y fue una súper estrategia comenzar a disponer como deben ir las cosas ya que así me motiva ordenar.
  4. Arreglar las cosas que tienen arreglo: desde la ropa que hay que coser, hacer bufandas en vez de comprarlas, pintar alguna parte de la casa o el proyecto que hice en el baño con la pintura que me enviaron de Rust-Oleum. Es súper buena técnica porque una así se da cuenta que tiene cosas y no necesitarás pensar en comprar comprar comprar. Ojo, este ítem también incluye arreglar conexiones eléctricas, las tapitas, los cantos de alguna cosa, etc etc etc.

    Proyecto DIY Rust-Oleum
    Una se convirtió en un mueble para el baño y otra un “guardamochilas”
  5. Regalar lo que ya no utilizamos: si, hay cosas que no utilizamos y tampoco le damos uso. ¿Por qué mejor no regalarlo y mover las energías? Creo que es lo mejor, si puedes venderlo aún mejor, pero por ejemplo yo no logró vender cosas, no me sale. Pero si puedo y soy capaz de regalar. Obvio, como dije arriba: regala lo que está bueno o eventualmente podría servirle a otra persona.

Y tú, ¿ya estás pensando en los cambios que hacer?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s