Solo para Mammás

Ser mamá y verse bella es posible

¿Cuántas veces has estado en el dilema si comprarte ESE labial que te gusta o una polera para l@s retoñ@s que crecen cual crecencio?

Muchas, más de las que cualquier mamá quiere.

A mi también me pasa, he estado full pensando en las cosas que las niñas necesitan, desde zapatos, poleras, la ropa del colegio, zapatillas y un montón de cosas que en realidad ya tiene, pero como crecen demasiado y en tan poco tiempo, es una necesidad constante.

Les he contado, varios post atrás, que comencé a trabajar freelance el año pasado, pero más o menos hace dos años, después del nacimiento de Olivia, noté la disminución de “ropa linda” que tenía. Aún menos de maquillajes, y tuve que reconstruir mi cosmetiquero, porque básicamente no tenía nada, ni una sombre o delineador.

Desde ese momento me puse como meta ir, poco a poco, vistiéndome mejor. No por un tema de mera vanidad, sino porque de verdad debía prestarme un poco de tiempo, obvio, si no te tomas tiempo para ti nadie te lo va a regalar.

Experiencia Nashi
Ahora si, arreglada, maquillada y todo el show

Era full necesario, porque además en ese tiempo estaba trabajando en oficina y obvio, hay que por lo menos vestirse algo mejor que cuando se anda en la casa.

Yo siempre he sido de esas personas que no les importa el tema “ropa”, porque no es un tema en mi vida. No era ni es algo necesario, pero hay momentos en que si es crucial, porque demuestra que te preocupas por ti mismo. Hay momentos para usar jeans y otros en que se hace necesario usar pantalones de vestir. Hay momentos para usar pollera y otros blusa, pero sin perder el estilo personal, eso es clave.

El trabajo es lento, porque las lucas siempre faltan cuando tienes hijos, priorizar es importante, pero también asignar recursos para la misión “volver a vestirse bien” o “vestirse bien”.

Acá van algunos tips:

  • Asígnate un presupuesto mensual de gasto ya sea en ropa o maquillaje: ahora es fácil y barato acceder a ropa buena y a un buen precio, por lo que hacer un presupuesto es super importante, porque así no sientes que “botas la plata”. Es plata para ti. Yo por ejemplo asigno $10.000.- mensuales para ese ítem. Forever21, H&M, la feria, la ropa americana, etc… con 10 lucas puedes comprar varias cosas y disfrutar de una pilcha nueva. También puedes usar ese presupuesto para maquillaje e ir de a poco armando los *post básicos de maquillaje* de toda mamá.
  • Acomoda las tendencias a tu cuerpo y a tus gustos: OLVÍDATE de copiar al puño y letra. Si te das cuenta las mujeres tenemos cuerpos distintos, y es porque ¡SOMOS DISTINTAS! Una modelo de 50 kilos y un metro setenta se ve hermosa con un crop top y pantalones acampanados, muy setenteros, pero yo mido 1,58 cm y peso 60… sin contar que igual tengo la guata suelta por el último embarazo— siendo sincera, no, no tengo el cuerpo para pantalones acampanados. Pero si amo los pitillos y puedo ponerme una infinidad de cosas para arriba, vestidos floreados, una falda tubo, un enterito acentador, unos flequillos de manera estratégica.
  • Créete el cuento: en esta vorágine de ser mamá, se nos olvidan cosas esenciales para reconocerse a una misma – igual es heavy, porque antes de ser mamá es una vida bien rara, y siendo mamá, las cosas cambian del cielo a la tierra-. Por lo que más allá de la ropa nueva, del maquillaje, es creerte el cuento y sentirte linda por dentro y fuera. No siempre andamos con ánimo de vernos lindas, pero es el momento de hacerlo. En especial cuando utilizamos los recursos que hay.
  • Hazlo para ti y por ti, no por otros: si te vas a vestir distinta o a cambiar el estilo disfrútalo, si te vas a cambiar el corte de pelo hazlo por ti, porque tu lo necesitas, no porque te dicen que lo debes hacer. En especial cuando hay gente MUY amorosa que te recuerda de tus ojeras, de tu acné, que se te olvidó aplicarte crema,
  • Rutinas y hábitos, así me acostumbré a “arreglarme”: todos los días partí por aplicarme crema, ahora estoy usando Fisiogel y es rápida, de textura liviana, agradable, así te da el tiempo para salir del baño, aplicártela, vestirte y luego maquillarte. Piensa lo que vas a usar el día anterior, así tienes una idea más o menos de que te pondrás y te ahorrarás el tiempo del “es que no sé que ponerme”. Solo piénsalo, si te da el tiempo, deja armado lo que te pondrás.
  • Amamos los básicos, porque con ellos puedes dar vuelta una semana entera e ir rotándolos con otras prendas que tengas en el clóset. Los básicos son: little black dress, blazer negro, pantalón de vestir, falda negra, abrigo largo o trenca coat, cardigan, jeans, polo blanco y negro (polo = polera corte v) y chaqueta de jeans. 
  • Maquillaje debes acomodarlo a ti, porque hay muchos estilos, lo que si te recomiendo que tengas: un esmalte de uñas que te guste, una BB Cream (crema con un poco de base), paleta de correctores (hay unas que valen más o menos $3500.- y vienen 5 colores para corregir rojos, granitos, ojeras, etc), delineador, una sombra de ojos para la noche y una estilo bronceado, ideal para el día. Un labial del color que te acomode y obvio un bálsamo labial, porque así puedes hidratar tus labios durante el día. A mi me gusta ir a The Republic of Beauty que tiene siempre buenas ofertas en maquillajes y también maquillaje no testeado en animales.

Si deseas agregar algo, obvio, ponlo en los comentarios y así todas los nutrimos de la sabiduría colectiva de Google.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s