Crianza, Todo

#VueltaaClases Para volver a clases con entusiasmo

El entusiasmo, la constancia y el refuerzo son claves para una buena vuelta a clases y para retomar los hábitos de estudio. Fundación CAP aporta ideas para hacer de la entrada al colegio un proceso paulatino y positivo.

vuelta a clasesDespués de este tiempo de relajo en algunas rutinas, por ejemplo en los horarios para comer, ver televisión, jugar o irse a la cama, volver a “ordenar el sistema” y recuperar los hábitos escolares se convierte en un gran desafío. “Un hábito es una conducta o acción que se repite regularmente y que después de aprendido, es mucho más fácil repetirlo haciendo menos esfuerzo. Siempre se están formando hábitos”, enfatiza la psicóloga Claudia Soto, del programa “Aprender en Familia” de Fundación CAP.

Es importante que como padres estemos atentos a fomentar y a establecer buenos hábitos en los niños. Esto les ayudará a ordenarse y a organizarse para optimizar el tiempo de estudio, dejando espacios disponibles para realizar otras actividades, lo que es central en los niños para lograr un desarrollo armónico. Enseñar e incentivar, por ejemplo, a preparar la mochila antes de acostarse y no hacerlo a última hora, hacer las tareas siempre en el mismo lugar y en el mismo horario, anotar en una agenda las tareas y pruebas, leer por lo menos 10 minutos al día, entre otros, son hábitos que facilitarán el proceso de aprendizaje de los niños y niñas.

“Un niño con sólidos hábitos de estudio tiene un mejor rendimiento académico, se siente más tranquilo frente a las exigencias escolares y puede ir asumiendo más fácilmente los desafíos de cada año”, asegura la psicóloga de Fundación CAP.

La formación de hábitos es un trabajo que no termina nunca, y nunca es tarde para comenzar a hacerlo. Como padres siempre tenemos que estar apoyando y reforzando este proceso ya que los niños necesitan nuestro acompañamiento en todas las etapas de su desarrollo. Las claves para lograrlo son la constancia, la paciencia y el refuerzo. “Se recomienda repetir la conducta una y otra vez, como ‘trabajo de hormiga’, lo que implica tiempo y perseverancia. Es fundamental el reconocimiento positivo frente a los logros que cada niño va alcanzando, según su ritmo y características propias”, sostiene la experta.

Reestablecer ciertas rutinas habituales unos días previos antes de comenzar el colegio, como los horarios para ir a dormir, para comer, ver televisión o utilizar el computador, ayuda a tener una adecuada transición entre el período de vacaciones y la vuelta a clases. En familia se puede conversar de las expectativas y metas que cada uno tiene para este año escolar, acoger los posibles temores o ansiedades y transmitir entusiasmo y tranquilidad para esta nueva etapa. Resaltar el reencuentro con los amigos, la posibilidad de aprender cosas nuevas y de los múltiples desafíos entretenidos que encontrarán durante el año, pueden ser parte de las conversaciones que permitirán que la vuelta a clases sea un proceso positivo.

Es recomendable que los padres tomen con calma la vuelta a clases, tratando de no transmitirles estrés a sus hijos antes de entrar al colegio. También es beneficioso incluirlos en la preparación de ese momento dándoles un rol activo desde el inicio del año escolar: participar en la compra de sus uniformes, elegir sus útiles, etc. son buenas instancias para que ellos participen.

La psicóloga aconseja no transmitirles ansiedad por las notas, sino centrarse en lo desafiante que será aprender cosas nuevas este año. Es importante que los niños tengan claro que el aprendizaje va mucho más allá de la calificación obtenida en una prueba. Desde los primeros años de vida es fundamental irles transmitiendo el valor y el gusto por aprender, mostrando esto como un proceso entretenido, motivante y desafiante. Incentivar el interés y gusto por la lectura, los números, la historia, transmitirles que el colegio es un espacio que les ayudará a desarrollarse en diferentes áreas: social, emocional y cognitiva, y que siempre contarán con el apoyo de la familia en este proceso.

Para ayudar a formar o retomar hábitos relacionados con el estudio y hacer más fácil la “tarea” de los estudiantes, Fundación CAP entrega algunas recomendaciones:

 

  • Preparar el lugar de estudio habilitándolo de marera adecuada con buena iluminación, materiales cerca y organizados, y la silla en una posición que facilite la concentración. Si no hay un escritorio puede usarse el comedor.
  • Lejos de distractores. La TV, el celular, la ventana hacia la calle, los juguetes sobre la mesa, el desorden del lugar hacen que el niño/a se distraiga fácilmente y demore más tiempo del necesario en cumplir con sus tareas.
  • Intentar mantener siempre el mismo horario. Que el niño o niña tenga claro cuál es el horario, ojalá escrito en alguna parte para que lo pueda ver y seguirlo autónomamente. Evitar poner la hora de estudio inmediatamente después de comer porque disminuye la concentración y tampoco después de una actividad muy atractiva, ya que será más difícil desconectarlo. Al contario poner ésta al término de las tareas para que sea un estímulo.
  • Considerar el hábito de estudio con tiempo para las tareas, estudiar y preparar su mochila para el otro día.
  • Cuando el niño o niña termine su tiempo de estudio es bueno que un adulto le revise su tarea para que corrija sus errores, firme su agenda y lo felicite por sus logros.

 

El programa “Aprender en Familia” de Fundación CAP ha beneficiado a 28 mil niños y sus familias, de un total de 60 escuelas municipales en las regiones de Atacama, Coquimbo, Metropolitana y del Biobío. Su principal desafío es potenciar el efecto familiar en el aprendizaje y desarrollo de los estudiantes –en su mayoría con alta vulnerabilidad social– involucrando a sus padres y/o apoderados en su proceso educativo. Con una duración de tres años, es un programa único en Chile. Contempla el trabajo en tres áreas: Relación Familia Escuela, que desarrolla una alianza estratégica entre el colegio y las familias, capacitando a profesores y directivos; Escuela de Padres, que forma a papás y apoderados para que actúen como monitores implementando talleres para sus pares, y Red-Creando, que fortalece los vínculos y amplía las redes de apoyo a la familia, a través de actividades culturales y deportivas que congregan a la comunidad.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s