Todo

#VueltaaClases Consejos para un buen comienzo del año escolar

Por Fundación Educacional Oportunidad 

Los niños necesitan ciertas estructuras reflejadas en rutinas que les permiten sentirse seguros y tranquilos en su ambiente. Si bien esto se hace especialmente necesario cuando entran a clases luego de las vacaciones de verano, es importante mantenerlas durante todo el año escolar y no flaquear a medida que pasa el tiempo y se suman otras obligaciones, como tareas y actividades extraprogramáticas, por ejemplo.

Por ello, queremos apoyarlos con algunas herramientas que ayudarán a que los niños tengan claridad de lo que deben hacer, lo que minimizará posibles conflictos.

  • Comenzar a levantar temprano a los niños antes del ingreso a clases: El objetivo de esto es recuperar la costumbre gradualmente y no de forma abrupta. Despierte amorosa y lentamente al niño, permita que se vista y desayune tranquilamente. Esto evita que se generen momentos de estrés, o peleas con ellos, por la premura de los tiempos. Se debe recordar que los niños estarán un poco lentos a primera hora, por eso ayudarlos a vestirse cariñosamente los ayudará a empezar el día relajados.
  • Comenzar a adelantar la hora de la cena. Durante el verano, con el calor y los días más largos, es usual atrasar la hora de la cena hasta incluso después de las 21.00 hrs. Recomendamos ir adelantando este horario paulatinamente, de manera que una semana antes de volver al colegio ya están comiendo en un horario de año académico, vale decir, no más allá de las 20:00 hrs.
  • Respecto de la televisión, aconsejamos ir acortando su uso en las noches de manera gradual, y ya una semana antes del inicio del año escolar no prender el televisor después de las 7 de la tarde para que los niños no se sobre-estimulen y no les cueste dormirse temprano. Eso permite tener una rutina relajante, por ejemplo: baño a las 7, comer a las 8:00 y acostarse a las 8.30 (minutos más o minutos menos).
  • Darles todos los días alguna tarea que deban realizar en el hogar —como por ejemplo, ordenar su clóset o sus juguetes, regar las plantas, lustrar sus zapatos, etc.— y luego revisar que ésta haya sido realizada. De ese modo les será más fácil retomar las tareas del colegio.
  • Premiar a los niños cuando cumplen con sus tareas es un refuerzo positivo. Ojalá se trate de premios que no inciten el consumo: un panorama especial, preparar su almuerzo o cena favorita, etc. Por sobre todo, evitar premiar con comida chatarra o con azúcar, para no crear en ellos una falsa idea de compensación como un sinónimo de éxito (lo cual a mediano y largo plazo puede desarrollar una compulsión por este tipo de alimentos con las subsecuentes enfermedades asociadas como diabetes u otras).
  • Si bien es bueno llevar una calendarización, no es lo ideal hablarle demasiado seguido o generarle estrés a su hijo con la entrada al colegio. Los niños no tienen un sentido tan desarrollado del tiempo, por lo que no tiene objeto.
  • Que prepararse para el colegio en febrero sea una tarea lúdica: comprar juntos el uniforme y aprovechar esa salida para realizar juntos una actividad entretenida. Permitir también que los niños puedan forrar, etiquetar y decorar los cuadernos y libros a su gusto. Ideal mantener esta actitud todo el resto del año.
  • Tener una lista escrita de cuáles son las cosas que deben realizar al llegar a la casa y repetírselas amorosamente de manera frecuente. Normas claras conservan la amistad. Si lo hace cada día, evitará malos entendidos y conflictos que interrumpan la armonía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s