Maternidad, Salud y Lactancia

¿Cómo manejar el estrés de fin de año?

En la recta final de año, el cansancio se hace evidente, muchas veces reflejado por problemas de memoria, ausentismo laboral, mal carácter y por supuesto estrés. Este último punto es algo que puede ser transversal a trabajadores de todas las edades y géneros. Por ello, un psicólogo de la Universidad del Pacífico entrega algunos consejos para sobrellevar de mejor manera los últimos días del 2016.

estrésDurante la vida laboral, todos pasaremos por momentos estresantes. Para algunos será más fácil de sobrellevar, pero para otros será de tal magnitud que incluso puede provocarles la caída del cabello, depresión, enfermedades autoinmunes y un sinnúmero de sintomatologías.

De acuerdo al estudio realizado por la Mutual de Seguridad CChC y GfK Adimark, se evidencia que el estrés es la gran preocupación de los trabajadores, considerándolo como el gran problema de seguridad laboral, ya que alcanza al 66% de los encuestados, que corresponden a hombres y mujeres de todos los segmentos socioeconómicos, mayores de 22 años y laboralmente activos de todo Chile.

Al respecto, el psicólogo y coordinador académico de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Felipe Vergara, explica que desde la biología, el estrés es cualquier perturbación que moviliza al organismo. “Sin embargo, desde lo psicológico, el estrés negativo tiene que ver con una vivencia de los acontecimientos, en la cual el sujeto se percibe con cierta incapacidad para poder enfrentarla. De esta forma, al estar bajo este tipo de estrés, muchas veces las personas podríamos sentir que no tenemos los recursos o habilidades para enfrentar dicha situación. La sensación de estar sobrecogido por las circunstancias ha sido descrita por los estudiosos de la felicidad como un factor de infelicidad”, sostiene el académico.

Sin embargo, el profesional indica que el estrés en sí mismo no es algo malo. “Más bien lo negativo está en cómo administramos las circunstancias que nos provocan conflictos y/o generan insatisfacción, que es lo que va estar generando consecuencias negativas en nuestra biología y psiquis, y por consecuencia afecta nuestra salud, nuestro bienestar y calidad de vida en definitiva”, aclara.

Por el contrario, el docente de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico señala que esta forma de reacción es positiva cuando nos permite movilizar nuestro cuerpo, emociones y pensamientos hacia los recursos que nos permiten resolver situaciones. “Por ejemplo, está el estrés necesario para producir un trabajo de calidad o cuando necesitamos sentirnos incómodos para darnos cuenta de que ciertas circunstancias no nos están haciendo un bien”, precisa.

Pero, ¿qué es lo que gatilla el estrés? Felipe Vergara considera que en este punto existen varios factores, entre ellos, principalmente las rutinas extenuantes y sin pausas activas de esparcimiento. “Ellas promueven emociones negativas que, por lo general, no gestionamos para que tengan sentido en nuestras vidas”, advierte.

Según el psicólogo, a lo anterior se suma el aumento de los tiempos de traslado del lugar de trabajo o estudio a nuestras casas; los ambientes de trabajo demasiado focalizados en los resultados, perdiendo de vista los procesos; la falta de redes de apoyo para la crianza y cuidado de los hijos; una percepción de un mundo peligroso, donde la interacción respetuosa entre personas no es posible; y el estar centrados en la necesidad de recursos materiales para conseguir mis anhelos, versus estar focalizados en lo que realmente me moviliza para luego conseguir los recursos.

Conductas que provocan estrés

A pesar lo de natural que es el estrés, no todos saben cómo manejar estos episodios o vivir de manera de evitar llegar a momentos extremos de angustia. En este contexto, el profesional de la Universidad del Pacífico enumera algunos malos hábitos que nos llevan a vivir estresados:

–       Permitir que las circunstancias externas nos predispongan negativamente hacia el trabajo o la vida familiar.

–       Sentirnos víctimas de las circunstancias.

–       No tener hábitos de trabajo o planificación.

–       Mantener hábitos poco saludables, tanto en lo conductual como en nuestra alimentación.

–       Aislarnos de relaciones interpersonales gratificantes.

–       Acumular resentimiento o emociones negativas sin darles un sentido.

Además de evitar estas conductas, Felipe Vergara indica que entre las actividades que pueden ayudarnos a eliminar o bajar los niveles de estrés está, en primera instancia, aprender a discernir por sobre los factores estresantes y diferenciar aquellos factores que no se encuentran dentro de nuestro campo de influencia y sobre los cuales no tenemos poder alguno, de aquellos frente a los cuales podemos hacer algo para sentirnos más cómodos.

“Igualmente útil es insertar hábitos saludables a nuestra forma de vida, tales como el deporte, realizar paseos al aire libre, meditar, reflexionar acerca de nuestra vida y nunca olvidar los espacios de esparcimiento con las personas que son significativas para nosotros”, concluye el coordinador académico de la Escuela de Psicología de la Universidad del Pacífico, Felipe Vergara.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s