Maternidad, Salud y Lactancia

Sexualidad adolescente: Lo que no queríamos ver

Por Dr.  Patricio Silva Rojas

Decano, Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Central 

adolescentes sexualidadLa polémica generada por el libro 100 Preguntas sobre Sexualidad Adolescente, sin duda, que se valora. El manual, elaborado por la Municipalidad de Santiago, en colaboración con un equipo de expertos salud y la participación de un grupo de adolescentes, logró ubicar el tema de la educación sexual en el primer lugar de la agenda. Esto, tras permanecer en las sombras en los últimos años,  producto de las escasas iniciativas de educación al respecto.

La controversia surge a partir de que, en teoría, debería ser la familia la principal responsable de otorgar una educación sexual adecuada a sus hijos e hijas. Lo cierto es que, en la práctica, eso está lejos de ser un hecho, debido a que los padres muchas veces no tienen la información adecuada, sólo transmiten sus propias convicciones valóricas respecto del tema o simplemente les es muy difícil hablar de estos temas. Los colegios y profesores, por otro lado, tampoco lo hacen mejor, al carecer de la preparación necesaria para el abordaje de la educación sexual.

Tanto la metodología utilizada como las respuestas entregadas en el manual son interesantes; sin perjuicio de que, en algunos casos, se hace evidente la necesidad de adecuar de mejor forma los contenidos a la edad de los adolescentes. Así, tenemos la pregunta n° 14, referente a la masturbación, donde se afirma que “lo único que podría llegar a ser negativo de la autoestimulación es preferirla mayoritariamente en lugar de tener una actividad sexual con otro”; frase que hace sentido cuando se trata de adultos, pero no cuando son niños de 13 o 14 años, donde lo recomendable a dicha edad es focalizar la actividad sexual en la autoexploración más que en las relaciones sexuales.

La pregunta n° 77: “Si una niña de 6 u 8 años  tiene relaciones, ¿puede quedar embarazada?”, sin duda, tiene un serio problema de planteamiento. Primero, al obviar que las relaciones con menores de 14 años constituyen un delito bajo cualquier contexto, por lo que dicha situación sería producto de un abuso y no de una relación consentida. Segundo, al dar con la pregunta un tono de normalidad a un hecho que no es normal.

Con todo, se valora el trabajo y esfuerzo de los autores por la revisión de documentación, proceso que ciertamente puede albergar mejoras. Este manual nos invita a todos a una profunda reflexión, a padres y apoderados y a las comunidades educativas, sobre las inquietudes que están teniendo nuestros adolescentes, las cuales, al parecer, no queríamos ver. Iniciativas de este tipo ojalá puedan difundirse y replicarse por todo el país, con el fin de otorgar una real educación sexual a los futuros adultos de Chile, más allá de nuestros prejuicios y creencias.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s