Crianza, Maternidad

#Maternidad Cómo enriquecer el vocabulario de los niños

Desde ya hace algún tiempo que en general los colegios han dejado de lado las metodologías lúdicas para concentrarse en lograr que párvulos egresen de kinder leyendo, escribiendo y sumando. Esto provoca un desgaste innecesario en ellos, sus familias y sus educadoras.

lectura para niñosLa educación inicial se concibe desde un enfoque de formación integral que considera ámbitos como el desarrollo de la autonomía, identidad, lenguajes artísticos, motricidad, la iniciación al lenguaje escrito y el razonamiento matemático.

De este modo, los niños, en la medida que juegan, aprenden a ser y desarrollarse. Es necesario, entonces, enfatizar estas actividades lúdicas para que, a partir de éstas, los niños aprendan lo que tiene que ver con el desarrollo humano.

Con el fin de apoyar esta tarea de la manera más entretenida posible para los niños, Fundación Educacional Oportunidad, que trabaja promoviendo y desarrollando estrategias de vocabulario y comprensión oral con niños de prekinder y kinder de colegios municipales a través del proyecto Un Buen Comienzo, entrega las siguientes recomendaciones.

  • Selección de palabras: Lo primero es saber qué palabras enseñar. La selección de las palabras adecuadas es tan importante como el proceso de enseñanza. Se debe escoger palabras de uso frecuente, indispensables para la comprensión, que definen conceptos importantes y pueden usarse en distintos momentos y en una variedad de oportunidades, como por ejemplo amable, absurdo, afortunado, impresionar, consejo, simular.
  • Lecturas: Aprovechar el momento de lectura de un cuento para enseñar vocabulario. Antes de comenzar a leerles, comentar a los niños que además de escuchar un cuento aprenderán una nueva palabra (previamente seleccionada).

Una vez terminada la lectura, volver a la frase donde está la palabra seleccionada, por ejemplo: “¿Te acuerdas de que en el cuento decía que Cocodrilo se sintió dichoso cuando vio a los otros cocodrilos que se reían y revolcaban en la laguna?”

Nunca se debe dar al niño un significado tipo diccionario, sino explicarle de manera precisa y amigable, brindando ejemplos de esa palabra. Después de los ejemplos propios, se recomienda invitar a los niños a dar sus propios ejemplos.

También se recomienda ejemplificar la palabra aprendida fuera del contexto del libro. De esta manera, el niño aprenderá a usar la palabra en su diario vivir.

  • Caja de palabras: Juntos pueden construir un cofre o una caja donde vayan poniendo las nuevas palabras. Una vez a la semana o cada 10 días se puede abrir la caja y repasar las palabras incorporadas a modo de juego.
  • Incorporar nuevas palabras en conversaciones: Los niños aprenden muchas cosas imitando a los adultos, por lo tanto, es muy útil que siempre incorpore las palabras nuevas que ha conversado con el niño a su repertorio y en las conversaciones que tenga con el niño o niña. Cada vez que utilice la palabra es una nueva oportunidad para que la reconozca y consolide su significado. Recuerde que lo que no se usa, se olvida.
  • Actividades lúdicas: Invente actividades entretenidas con las nuevas palabras, por ejemplo:
    • Con la palabra “lanzar”: salgan al patio y jueguen a lanzar distintas cosas, pelotas, legos. Pídale que cada vez que lo haga, diga la palabra lanzar.
    • Con la palabra “intentar”: comparta con él algo que usted haya intentado de niño hasta lograrlo, luego, invítelo a que él intente algo también, por ejemplo, saltar la cuerda, mantener el equilibrio en un pie, hacer una torre alta, etc.
    • Con la palabra “aumentar”: invite al niño a preparar un tutti frutti y pídale que vayan incorporándole más fruta para “aumentar” la cantidad, ya que así alcanzará para más personas.
  • Juegos: Juegue al “qué será, qué será” con su hijo. Mientras vaya en el auto o conversando con él, diga los significados de algunas de las palabras que han conocido juntos, de manera que pueda reconocer e identificar la palabra que corresponde. Por ejemplo:

Decirle algo a alguien para ayudarlo a solucionar algo… Consejo.

Cuando algo te gusta mucho… Fascinar.

Hacer algo con mucho cuidado… Esmero.
No es necesario sobrecargar a los niños todos los días con todas estas actividades, pero si se dedican 5 a 10 minutos al día a trabajar diferentes estrategias a modo de juego, no solo se habrá creado un rico espacio adulto-niño, sino que a su vez él habrá ampliado notablemente su vocabulario y podrá enfrentarse de mejor manera a la compresión oral y lectora cuando sea mayor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s