Maternidad, Salud y Lactancia, Solo para Mammás

#Maternidad Yo y mis idas al dentista

En marzo me di cuenta, de la peor manera posible, que debía ir al dentista.

ir al dentistaSi, llegué a tal punto en que había dejado de tomar helado, comer un montón de cosas porque me dolían los dientes. No quería ir al dentista por uno de los mayores motivos: lucas.

Ir al dentista en Chilito lindo ES caro, ir al consultorio cuando trabajas no es gran opción, ir a las 7 de la mañana a intentar, si, intentar pedir una hora es casi una odisea, sin contar que a mi me da un poco de miedo sus tratamientos (tuve la lamentable experiencia previa de utilizar el AUGE dental en el consultorio dónde no me hicieron nada, fue una revisión por encima y que fue empeorando el panorama que luego descubrí).

El tema estalló, porque lo dejé y dilaté… hasta que me dolía tanto que tuve que pedir un SOS. Y ahí es como llegué al dentista, en específico a Clínica Dental Sonríe.

Fue terrible esa primera cita, la peor de todas. Ahí fue cuando Juan, mi dentista, me dijo que tenía la PURA ESCOBA, no hay otra forma de decirlo. Obvio, si son años, pero años de estar dilatando el tema. Años de descuido, de no ir a un chequeo, de si ser “cuidadosa” pero no lo suficiente para ir dónde un especialista.

Y así me di cuenta, después de muchas sesiones que olvidamos completamente nuestra boca. Es como si fuese una parte distinta de nuestra salud. Entonces lo vemos como un arreglo más suntuario, es decir: preferimos gastar 200 o 500 lucas en un celular en muchas cuotas, pero no arreglar nuestros dientes porque “es muy caro”. 

La salud dental es increíblemente importante, en especial para niños y embarazadas. Por ejemplo “Hay algunas enfermedades bucales que son más frecuentes durante el embarazo, como por ejemplo la gingivitis y todos los problemas que puedan existir en las encías como por ejemplo el sangrado.  Para que te hagas una idea, este tipo de enfermedades bucales, suelen aparecer alrededor del segundo mes de gestación, y a medida que va avanzando el embarazo se hacen más presentes. Es recién en el parto en donde la mujer recupera su estabilidad y se encuentra con la posibilidad de superar esas enfermedades bucales” así dicen mis amigos de Clínica Dental Sonríe.

Les dejaré tres tips para que dejes de dilatar esa JUSTA visita al dentista:

  • Mejor prevenir que curar: si, es verdad, curar un deterioro de nuestra boca sale absolutamente más caro que ir periódicamente al dentista, realizarse chequeos, cuidados, fluoración, etc.
  • Ir al dentista no es como antes: ahora utilizan aromaterapia para que el dentista no “huela a dentista”, la anestesia no duele o incomoda tanto como antes y hay muchas formas de evitar la angustia que muchas veces genera ir al dentista.
  • El mejor ejemplo eres tú: si tu hijo es remolón para lavarse los dientes o cada vez que dices dentista él se asusta, la mejor forma de remediarlo es que tu seas su ejemplo. Lávate constantemente los dientes, anda al dentista y dile a tu hij@ que te acompañe, deja de asustar a tu hijo con llevarlo al dentista, el dentista es nuestro amigo.

¿Qué agregarías?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s