Maternidad, Salud y Lactancia

#Maternidad Cómo sobrevivir a la crisis del año… y seguir dando pechuga

Estoy cansada.

Olivia comiéndose un plátano con todo
Olivia comiéndose un plátano con todo

Así comenzaré este post del día de hoy. Y no se trata de dar pechuga, se trata que junto a Olivia estamos entrando en una de las edades más demandantes de los niños y niñas: el año de vida.

Olivia comenzó a sentirse independiente, ya gatea por toda la casa, sabe donde están sus juguetes, la comida de la gata, sabe dónde anda la gata, busca las cosas que quiere, exige con su dedito apuntador y un “ah ah ah” que va escalando en volumen si no es lo que realmente quiere. Ya sabe a la hora que llego a casa de mi madre y también sabe como estafar emocionalmente a su abuela, padre y familiares (que no se mal interprete, pero todos se derriten con “a ver donde están tus dientes” y la mueca rara que hace, “dame un abrazo” y sus manos iñipiñi que te abrazan y una infinidad de ternuritas).

También sabe como sacar de quicio a Sofía, en especial cuando está concentrada haciendo alguna de sus manualidades.

Es genial verla crecer, linda, preciosa, compañera y aperradora. Pero esto entretenido también tiene un lado b: lo demandante. Muchas veces NO quiere estar con Feña, ni con la Abuela ni jugando con la Sofía, quiere estar exclusivamente conmigo.

Y eso también significa que quiere tomar pecho. Pero ya no es como antes, no es como cuando nos sentábamos a “pechuguear” y ver un rato de tele o a echarnos en el sillón. NO, es una chupeteada loca, que hace que me baje la leche para luego bajarse jugar 2 segundos y medio y volver a chupetear y así sucesivamente.

Mi madre y su comentario “tómala y que se quede tranquila tomando pecho” me recuerda que la Olivia ya no es esa bebé de antes, es una niña que cumplió el año. Que ahora no quiere nada y quiere todo.

Ahí va... a mover la ruedita del buffer
Ahí va… a mover la ruedita del buffer

Y yo… yo quiero que tome pecho tranquila, que se alimente y me vacíe, en especial cuando llego de la pega. Quiero que cuando quiera dormir y necesite de su pechuga se quede ahí tranquila, pero no, ella ahora se mueve, se levanta, se va a jugar, vuelve, y vuelve a pechuguear, se vuelve a parar, y se va donde la Sofía, chupetea un poco, sapea otro tanto, ve a Feña y se baja donde él, escucha un ruido y se vuelve a desconcentrar.

Y aquí es donde sigue la pelota y me digo: “estoy cansada”. Porque seamos sinceras, cansa estar con las tetas al aire al llamado de la selva, en especial en la casa, cuando ni siquiera he terminado de tomar once porque la Olivia quiere pechuga o quiere dormir.

Recuerdo que con Sofía me pasó lo mismo, comencé a sentir ese agobio de dar pecho, agotamiento que se traduce en rechazo. Pero logré pasar la etapa, logré darle hasta los 3 años y medio. Logré pasar la frustración y disfrutar de la lactancia.

Ahora la disfruto, si, pero a medias.

TIPS de SUPERVIVENCIA:

  • Que la pareja se haga cargo por lo menos 5 minutos para poder tomarte un té o comerte un pan. Feña es quién se encarga de llevarme comida al sillón cuando no he podido tomar once.
  • Porteo en la espalda cuando hay que hacer la comida o ir a prepararle cosas.
  • Anticipar cosas que sucederán: “vamos a ir a preparar tu yogur con avena”, “vamos por unos arándanos”, “espérame aquí, voy al baño y vuelvo”, “vamos a salir, así que prepárate”, “Aquí hay que estar tranquilas” y así sucesivamente.
  • Mi gran aliada ha sido Sofía, ya que cuando necesito prepararle sus cosas le pido a ella que entretenga a Olivia mientras yo estoy en la cocina. Ella es quién puede aguantarla 5 minutos mientras yo estoy tomando el hervidor o calentando el pan.
  • Y lo más importante PAZciencia.  La leche materna SIEMPRE será el mejor alimento que le puedas dar.

Y recuerda: no eres tú, somos todas.

2 comentarios en “#Maternidad Cómo sobrevivir a la crisis del año… y seguir dando pechuga”

  1. Me encanto y me siento totalmente identificada..pensaba quemi hija tenia maña..eso decian …saber que es asi naturLmente…solo hacerme de paciencia y seguir compartiendo estos momentos con ella y no caer en la desesperacion…cuesta pero se puede…gracias por contar ti experiencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s