Maternidad

#Maternidad Esto va dedicado para todas las personas que critican TU crianza

Esto va dedicado con todo mi corazón a aquellas personas que se creen superiores a tu estilo de crianza. No porque me caigan mal, sino porque creo que debemos comenzar a respetar las decisiones de cada mujer y familia.

Vivimos en un mundo diverso y no podemos opinar ni si quiera pensar igual, porque es humanamente imposible hacerlo, pero ¿es necesario criticar la forma en que una mujer o familia cría a sus retoños? ¿es necesaria la cizaña para insinuar que fulana o mengana es mala madre? ¿por qué quieres hacer sentir/pensar que x persona es mala madre porque NO opina/cree lo mismo que tu?

Si usted es de esas personas que creen que tienen la verdad absoluta sobre un tema tan profundo y diverso como la maternidad entonces siga leyendo. Le quiero contar algunas cosas.

Cuando una es primeriza es una esponja, es permeable a todo tipo de comentarios, buenos, malos, más o menos. De todo tipo. Una engancha como si todas esas personas a nuestro alrededor tuviesen un poder aún mayor de cómo criar a un ser humano. Claro… “porque ellos criaron antes”. Y tu te aprovechas. Aprovechas de imponer tu visión, de decir cómo hacer y cómo no hacer.

Reconozco que yo misma he vivido el “dar órdenes”: decir que hacer o no hacer a una mujer-madre que necesita contención y guía.

Pero lo digo en serio: la maternidad no se trata de seguir patrones o dar órdenes a otras mujeres como usted cree que debe hacerse. Se trata de acompañar y hacer “tribu”, para apoyarnos en este camino tan difícil y tan lindo.

¿Por qué es tan importante para usted meter la cuchara cuando no se lo piden? Lo digo de esta manera, porque llevo un rato siendo mamá. Ha sido lindo, ha sido difícil. Pero, ¿es necesario dar su opinión sobre todo, en especial en esos momentos de conflicto en que NO necesito una vocecilla inquisidora? Si usted no va a aportar con algo útil, entonces no se meta.

Todas hemos vivido/sufrido los comentarios fuera de lugar, que en vez de guiarte en lo que necesitas o por último un brazo amigo para sostener el bolso mientras NECESITAS atender a tu bebé en un momento complejo.

Algunas veces ni siquiera necesitas ayuda, esas personas se te acercan cual abeja a la miel, para intentar decirte qué hacer o qué no hacer. Para darte “ese consejo” que quizás no pediste y que mucho menos necesitas.

OJO… no estoy diciendo que no agradezca cada uno de los consejos que usted me quiso dar, pero hay veces de verdad que no quiero que me los den y mucho menos quiero ser juzgada por lo que hago o por lo que no. 

Y aún menos quiero que me juzguen porque tomé la decisión de criar a mis hijas con un estilo distinto “al tradicional” de crianza. No quiero que me miren con cara fea porque antes de entrar al colegio le digo a Sofía que se porte mal (gracias a Dios no me hace caso), porque le digo que No en varias cosas, porque le digo que si en otras tantas.

Si eres de esas mamás que aún se sienten permeables a comentarios, que haz dejado de hacer muchas cosas por “el qué dirán” te lo digo desde todo mi corazón: comienza a hacer oídos sordos y a escuchar tu corazón y tus instintos. Busca aquellas personas que son de TU CONFIANZA para crear tribu y si “no las tienes” entonces válete por ti misma.

La maternidad es diversa, es distinta y varia de mamá en mamá de hijo en hijo. No hay una forma correcta o incorrecta de hacer o deshacer si lo HACES CON AMOR.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s