Maternidad

#Maternidad A ver! Ven tú y dime cómo debo controlar a mis hijos…

¿Hay algo más desagradable que esas miradas inquisidoras cuando el retoño o retoña se está portando mal y tienes que retarlo o llamarle la atención?

Generalmente no las pesco, pero HACE UN PAR DE DÍAS sufrí el colmo de los colmos.

Sofía llevaba dos días con malhumor, probablemente debido a que como está “a dieta”, ordenando su alimentación en temas de horario y también las porciones son distintas a las que comía antes. Es complejo porque tenemos que ayudarla ahora a mejorar su alimentación para que en el futuro no tenga problemas.

Nosotros también nos hemos sentidos algo agobiados porque estamos pensando en cambio de casa, ordenar todo para este nuevo año, como cambiar el estrés que normalmente tenemos, la vida junto a Olivia, en fin.

¡Tengo la pura cara de cuica!

Íbamos a la caja de compensación a hacer un trámite importante, Sofía llevaba cuadras llorando por no se qué (ya me olvidé a esta altura), habíamos pasado a comer algo rápido porque notamos que tenía hambre. Fernando se queda con ella afuera mientras yo pedía número de atención. Todo bien hasta que ella se arranca. Por supuesto Fernando la retó y le dijo que no tenía que hacerlo, yo salgo de la sucursal y un tipo con su pareja quedan mirándolo a él como si fuese el peor padre del mundo, con cara de casi llamar a los Carabineros porque obviamente Sofía lloraba porque no la había dejado arrancarse.

Yo estaba tan estresada porque había que esperar un montón que cuando veo al tipo y su cara JURO que le grité así mismo: “A ver weón, ven tu poh, y controla a Sofía que lleva mañoseando días y que se ha tratado de arrancar recién, hijo de …”

¡En serio! Entiendo que uno muchas veces mira situaciones en que cree que los niños están siendo vulnerados y que dan ganas de gritarle algo a los padres, pero también hay momentos en que tienes que advertirle a tu hijo que está haciendo algo que pone en riesgo su vida, su integridad. El momento es complejo, más encima nosotros también estábamos cansados. ¿ES NECESARIO PONER CARAS? ¿En serio?

No somos padres perfectos, no tenemos hijas perfectas. Nos equivocamos constantemente y estamos todos los días para aprender, pero ¿es necesario que te metas mirando feo? Si crees que un niño está siendo vulnerado acércate y pregunta que pasó en vez de juzgar con la mirada. ESO es mucho más útil. Así lo hizo una señora una vez que escuchaba a Olivia llorar y pensaba que tenía hambre, a lo que le explicamos que sufría de cólicos y todo se calmó.

Y esto se aplica a todo índole de cosas: no juzgar sin tener EVIDENCIA.

Y de verdad, no vuelvas a poner miradas feas porque créeme que te metiste con la mamá equivocada. Me cansé de callar cuando creo que las cosas no corresponde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: