Maternidad

#Maternidad Al fin entendí Kung Fu Panda

Estamos de vacaciones Sofía, Olivia y yo.

Olivia y yo estamos viviendo nuestro post natal (que espero que jamás se acabe) y Sofía sus vacaciones de verano. Soy bastante feliz vivir con las dos en casa, me ha sido más entretenido, aunque he tenido que buscar actividades para Sofía que no sea solo ver monitos.

Pero el lunes, mientras hacíamos una tarde de películas porque hacía mucho calor como para ir al parque vimos Kung Fu Panda y esta vez le presté más atención. Me gusta el giro que hace tiempo tienen las películas de niños mostrando nuevas facetas y dejando más enseñanzas que solo amores imposibles o princesas que deben ser rescatadas.

Muchos han visto Kung Fu Panda: Po, un oso panda, hijo de un pollo que hace sopas (bastante freak) sueña con ser un maestro del Kung Fu, pero con suerte se puede su cuerpo. Ayuda a su padre en el restaurant hasta que avisan que pronto se anunciará al Guerrero Dragón. Primero tiene que subir un montón de escaleras y al llegar no puede entrar porque le cerraron las puedas. En su afán de entrar al Templo se sube a una silla llena de fuegos artificiales y cae al medio del nombramiento y lo señalan a él como el Guerrero Dragón, nadie se lo cree y menos el maestro Shifu. Y ahí comienza la parte que más me interesó.

La verdad que no les contaré el final porque no tiene gracias hacer un spoiler si aún no la has visto con tu hijo. 

Po es un panda, gordito, que es bueno para cocinar y atrapar galletas, pero no para entrenar. Con la ternura que lo caracteriza va de a poco ganándose primero a sus compañeros y también demostrando que él tiene otros dotes con los que puede ser un gran maestro del Kung Fu (como el también lo ha deseado y que en un momento dejó de creer). Y precisamente eso es lo que me gustó de la película: que no hay que ser igual que el resto para hacer lo que uno quiere.

Sofía es una niña que es más grande que el resto en muchas cosas y ella quiere bailar ballet, no es una niña delgada como un palo pero veo que tiene ganas de hacerlo. Así que me veo obligada a buscar clases de ballet para ella.

2 comentarios en “#Maternidad Al fin entendí Kung Fu Panda”

  1. Ser bailarina de ballet también era mi sueño de niña… si bien yo era flaquita y espigada, tenía pie plano y un problema a la columna que me impedía tener buena elongación. Mi mamá me metió a clases en la Escuela Moderna, y el primer año fue un sueño: la instructora era una señora muy amorosa que entendía mis restricciones y no me dejaba de lado por eso (tuve compañeritas muy talentosas). El problema fue el segundo año, cuando subí de nivel y la instructora era una señora amargada que sólo quería semillas para mandar al Municipal. Bueno, a mí me mandó al traumatólogo y echó literalmente a la basura mi sueño: “tú NUNCA vas a ser bailarina”, recuerdo que me dijo. Y anotó en mi libreta: “PISA MAL”. Te cuento esta historia porque el ballet es lindo, pero tiene una onda muy competitiva y medio siniestra si no averiguas bien. Éxito!

    1. Ese mismo temor tengo. Ella tiene algunas limitaciones (como todas las personas) pero no quiero que por eso Sofía no pueda hacer lo que le gusta. Hay una bailarina, famosa, que vino hace años al Teatro a Mil (desgraciadamente no recuerdo su nombre) que decía que “todas las personas pueden bailar”. Incluso montó una obra con personas de la tercera edad, gorditas, etc… y fue un éxito.
      Quiero llevarla a un lugar donde se entretenga y aprenda. Si ella quiere esta carrera bacán, pero que no sea a costa de su felicidad.

      Gracias por el comentario Vale!!! (tomaré en cuenta tus consejos)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s