Maternidad

El mundo en que vivo

La verdad es que no sabía cómo escribir este post.

De un tiempo a esta parte volvemos, como sociedad, a tener una convulsión social, protestas por la mejora de la educación, Carabineros versus estudiantes, estudiantes versus Carabineros, encapuchados, artistas y políticos “pensando” en el bienestar del país. Y creo que al final, todos queremos un cambio necesario en una sociedad profundamente injusta, pero somos pocos los que queremos trabajar para ello.

De un tiempo a esta parte me he replanteado mi rol como madre, más allá de cuidar, amar y regalonear a mi hija. A su vez el rol como padre de mi pareja @caldo_de_cabeza, somos pocos los que quizás pensamos y creemos fielmente que la educación comienza en la casa.

Escucho todos los días los reclamos contra el sistema educacional de nuestro país, pero no escucho ni menos veo como somos los padres los que influimos y somos PARTE ESENCIAL del proceso educativo. Muy por el contrario, hemos delegado en el Estado o en un tercero esa función.

Antaño cuando me “sacaba una mala nota” la culpa no era del profesor “que no explicaba bien”, sino que era mía por no haber prestado la atención suficiente en clases o en su defecto no haber estudiado en la casa. Siempre recuerdo que mi mamá de pre-kinder hasta cuarto medio me exigía tener respeto hacía los profesores, porque eran ellos quienes habían estudiado y se habían “especializado” en esa función. Son ellos quienes se tomaron el tiempo de explicar con peras y manzanas todas las materias.

Pero ahora eso parece que quedó atrás, porque el papá ingeniero o la mamá abogado saben más que ese profesor que también estudió 5 años en una Universidad.

También recuerdo lo mal que hablan los papás de los profesores FRENTE A LOS HIJOS. Decir que un profesor es X o Y cosa y avalar que una alumna se quede dormida en al sala de clases, porque “es aburrido”. ¿A quién no le pasó haberse dormido en una clase porque era muy fome? Pero mi mamá jamás me avaló eso.

Quizás mi análisis es muy superficial, pero en el mundo en que vivo no tengo el derecho a tratar mal a quién me enseña, incluso de “aquellos profesores que nunca aprendí nada”.

Cuando veo a padres atacando profesores siento una profunda pena porque ese niño o niña nunca sabrá que de todos aprendemos, incluso de aquellos profesores que “son malos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s