Todo

Reflexiones de una Enferma Parte I

Si, caí en cama, de nuevo, pero hace tiempo que no me sentía tan mal, me duele el estómago, y además de eso me duele el cuerpo completo, ando mareada y casi ni me puedo parar porque cualquier cosa me dan ganas de “invocar a guajardo”. Pero bueno, así es enfermarse.
En este devenir de mareos y de sentirme pésimo he reflexionado algunas cosas. Primero, es difícil enfermarse cuando uno está sólo en la casa, de preferencia siempre es bueno estar con alguien, porque es esa persona la que te puede acompañar en los momentos en que te sientes más mal, o cuando necesitas que alguien te cocine o te acompañe a hacer alguna cosa, hasta ir al baño. No sé, quizás un té de hierbas o no sé un poco de cariño. La tele no te acompaña, al revés te hace sentirte más sólo, porque aunque las personas que tienen tv cable tienen más opciones, los que tenemos tv nacional es peor aún. Simplemente te hace sentirte solo.
Me duele desde el pelo hasta la uña del pie, y sola es peor, porque las ganas que he tenido de estar acompañada son las que detonan que me sienta peor.
Si bien tengo quién me acompañe pero no puedo exigirle que esté conmigo todo el día y todos los días, es injusto, pero algunas veces necesito esa compañía, y en especial en estos momentos.
Bueno estas son las reflexiones de una enferma, parte I.
Continuará…

pd. Mañana prometo ir al Doc.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s