Todo

Participación Política y el Desinterés de los Jóvenes Parte I

Hace unos días, una chica estudiante de periodismo de la UDP, me pidió que si me podía hacer una encuesta sobre la participación de los jóvenes en los comicios electorales y también sobre como fue la realidad en 1988, para el plebiscito. La verdad es que había hartas cosas interesantes, muchas que no encontré como responder.

Una de las primeras preguntas era sobre cuál era el panorama en la actualidad sobre la participación política de los jóvenes y sobre cómo es que ellos actuaban. Algunas de las cosas que señalé era de que en la actualidad, la poca participación de los jóvenes en el padrón electoral se debe a distintos factores, de los cuales podemos distinguir los siguientes: un descrédito de la política, la importancia a otros valores que no son el deber cívico y la constante negación por parte de los partidos políticos de la participación juvenil. En primera instancia, el descrédito de la política se da porque durante una época hubo un régimen militar en el que los derechos civiles y políticos estaban coartados y eso generaba que los derechos sociales fuesen limitados para la población, y la sociedad civil comenzó a buscar la forma de salir de esta realidad y en ese momento los partidos de centro-izquierda dieron la solución con grandes esperanzas y promesas, pero cuando llegaron al poder no pudieron cumplir aquello, entendiendo que aquellas cosas que declararon para que salieran ganadores no eran posibles o se podía cumplir a medias. Entonces en estos 18 o 19 años de gobierno no han podido cumplir con algunos derechos sociales básicos, aunque con otros sí y de manera muy eficiente. Este descrédito además se da por un fenómeno que Robert Michels describe como la “ley de hierro de la oligarquía” en donde cualquier partido político siempre crearan cuotas de poder y no pueden cubrir todos los intereses de sus militantes y privilegian los suyos, generando que la sociedad civil deje de creer en las promesas de campaña o en derechos tan básicos como el sufragio.

El segundo punto, la importancia de otros valores versus los deberes cívicos, se conforma por el hecho de que vivimos en una sociedad que privilegia otra moralidad contra la que imperaba hace unos 15 o 20 años atrás. Hay que entender que las sociedades van cambiando y no vuelven a ser las mismas. El mismo tema de la revolución de la información que se ha dado en estos años ha creado que los ciudadanos estén más informados y que a su vez la información llegue de manera rápida y en cantidad. Cuando jóvenes tienen acceso a las TIC’s eso les da un plus porque quieren otras cosas. En la sociedad actual importa más estudiar una carrera que te genere dinero que una que satisfaga tu vocación. Esto se da porque hay un cambio estructural en ella y además por lo señalado anteriormente, ningún joven va a querer entrar a una estructura organizada de tal manera que para tener un cargo tenga casi que “matar” a quién es “dueño” de ese cargo. La población de chile se está envejeciendo y además los jóvenes tienen otras metas y esperanzas, la educación también es un factor relevante en este cambio de moralidad y de ética, porque años atrás en los colegios había formación cívica y enseñanza de sus derechos y deberes, pero ahora se privilegia la enseñanza de contenidos y no educar a los jóvenes para el futuro.

El tercer punto se debe entender en dimensiones distintas. Primero entendiendo que los partidos políticos son élites de nuestra sociedad, en donde se encuentran personas con cierto nivel educacional alto, y que a su vez, los dirigentes son personas que llevan años y porque no decirlo, décadas dentro de sus filas, y muchos a su vez son hijos de otros militantes importantes de los partidos. Entonces viendo esta estructura podemos ver la otra dimensión, los jóvenes con el acceso a la información que tienen en la actualidad, pueden ver esas configuraciones de poder y ver que no existirá el tan anhelado cambio que todos los partidos políticos profesan, porque como se dice popularmente “son los mismos de siempre”, y eso se compone así porque los partidos políticos son élites que se alimentan de sus mismas élites. Si uno no pertenece a ese grupo no puede tener mayor injerencia en las decisiones importantes para el país.

Anuncios

1 thought on “Participación Política y el Desinterés de los Jóvenes Parte I”

  1. ESTAMOS CANSADO S YA DE TANTAS IDEAS NO RENOVADAS, QUEREMOS UN CAMBIO EN LA PLOLITICA. LOS JOVENES DEBEMOS TOMARNOS LA POLITICA Y HACER DE ELLA ALGO QUE VAYA EN PRO DE LA GENTE MENOS FAVORECIDA…. JOVEN: APODERATE DEL PODER…!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s